¿Qué influye en tus niveles de autoestima?

Publicado el 25 enero 2022

Si eres una persona que considera tener niveles bajos de autoestima, y se ha dado cuenta que necesita mejorarlos, este artículo es para ti. En las próximas líneas, me propongo exponer los diferentes factores que han ido influyendo poco a poco, en que vayas teniendo un autoconcepto más deteriorado de ti misma o ti mismo, y si es posible, quitarte algo de presión cada vez que piensas que has sido así durante mucho tiempo, y siempre va a seguir siendo así.

Cuando hablamos de autoestima, siempre sucede algo que a mí me hace mucha gracia, personalmente. Todo el mundo creemos entender qué significa tener mayor o menor nivel de autoestima, pero a la hora de explicarlo… ¿Qué es eso de autoestima?

Hay tantas teorías, que da la sensación que ponerle palabras a un concepto tan abstracto cuesta un poco. Sin embargo, el hecho de que tanta gente quiera explicarlo y entenderlo, se explica porque los niveles de autoestima interfieren en prácticamente TODAS las facetas y aspectos de nuestra vida.

¿Cuándo desarrollamos la autoestima?

Al leer esta pregunta, es curioso como muchas personas piensan que la autoestima es algo con lo que se nace, al igual que la personalidad (de esto ya hablaré en otro post). Como si fuese algo estático, inamovible y tuviésemos que aprender a vivir con las consecuencias de tener una buena o mala autoestima sin más.

No obstante, contaré que el primer concepto de «yo» como «ser» o como «persona sintiente y pensante» se forma en las primeras etapas de la vida y se basa principalmente, de cómo nuestro entorno se relaciona con nosotros. Es decir, en ese momento, la manera en la que nuestros referentes se dirigen a nosotros, conforma y asienta las bases de lo que posteriormente será la manera de relacionarnos con nosotras/os mismos. Cosas como la educación, atención que se nos presta, la mayor o menor valía que se le otorga a lo que conseguimos… son aspectos clave a tener en cuenta.

Propongo un ejercicio sobre esto: Intenta recordar tu infancia, ¿recuerdas el refuerzo familiar ante los éxitos conseguidos? o recuerdas otras cosas, como grandes niveles de exigencia hacia hacia ti, que estuviesen muy ocupados en otros temas y apenas se prestase atención a tus éxitos?

La infancia es un momento importantísimo en nuestra autoestima, ya que llegaremos después a la adolescencia con la opinión sobre nosotros mismos, que hayamos aprendido anteriormente. Y ahí ya, ¡¡si que entran en juego muchísimos otros factores!!

En la adolescencia, ya se pone el foco, no solamente en cómo el mundo se comporta conmigo, sino, en las habilidades, destrezas o aptitudes que nosotros tenemos para mostrar al mundo. La capacidad de relacionarnos, de comunicarnos, de aprender, de enfrentar los desafíos, etc… Se convierte en un abanico tan grande, de factores que influyen y modulan el concepto que tenemos de nosotras/os mismos, que la verdad, entenderlos todos sería un trabajo arduo y difícil.

Sin embargo, sí podemos hacer un ejercicio básico. Que sería el de entender nuestra autoestima como un «ente dinámico«, que se ha ido modulando a lo largo de toda tu vida. Y es que, seguro que has tenido épocas en las que te sentías mejor contigo misma/o y otras en las que no te veías capaz de nada. En definitiva, tu autoestima la forjas cada día de tu vida. La trabajas. La entrenas. La pisoteas. La refuerzas. Tú. Tu entorno. Cada día.

Por eso, se convierte en algo tan importante, el entender que la autoestima con la que cuentas hoy, sólo es un producto de los aprendizajes en varios momentos de tu vida, y que, de hecho, puede cambiar si trabajas en ello, dedicando tiempo, consciencia y posiblemente con apoyo.

Para comenzar, te animo a hacer la siguiente reflexión ¿Tengo bajos niveles de autoestima?¿Tengo claro en qué aspectos de mi día a día me afecta? Para esto, comparto un post que subí a redes hace unos meses, donde dejaba algunas claves para identificar en qué nivel de autoestima nos encontramos. A partir de ahí, valora cómo quieres continuar.


Espero de corazón, que haya podido servir esta información. Si así ha sido, y crees que alguien más puede disfrutar de este texto, ¡siéntete libre de compartir! Cualquier duda, pregunta, aclaración…podéis escribir en comentarios, mensaje privado en Instagram (@laneuronamina) o correo electrónico en laneuronamina@gmail.com

¡Feliz vida!

¿Te gustaría dejar una respuesta?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *