COMO PUEDE AYUDAR BIZUM A DEJAR LAS DROGAS

Publicado el 6 enero 2021

Según el profesor José Antonio Molina del Peral (Doctor en Psicología y Especialista en drogodependencias y otras conductas adictivas), existe un mecanismo de dependencia entre la persona consumidora de una sustancia adictiva con su proveedor (el «camello» de toda la vida) que podría verse beneficiada por la existencia de aplicaciones como Bizum.

No, no he perdido la cabeza, os explico a continuación porqué he hecho esta relación que a priori puede parecer algo carente de sentido.

En el momento que una persona decide dejar de consumir una sustancia, tras el primer paso de reconocer dicha adicción, procede el realizar un análisis de cuales son las situaciones, personas, eventos, lugares o emociones que suele asociar a dicho consumo.

Este ejercicio es importante, debido a que un alto de porcentaje de recaídas se producen en dichos contextos. En nuestro cerebro, hay una zona llamada «nucleo accumbens» que entre otras muchas funciones, se encarga del sistema de recompensa en los procesos adictivos y comportamientos conductuales.

Durante mucho tiempo, el consumo ha ido generando placer, y una descarga de dopamina en nuestro cerebro, ¿verdad?, pues el núcleo accumbens se encargará de intentar obtener de nuevo esas recompensas, y… ¿dónde mejor, que en los contextos donde antes las conseguía?

Esto, que puede parecer muy complejo, según el profesor José Antonio Molina, es conocido también por los camellos (aunque ell@s no le pongan este enfoque tan neurocientífico, claro), se saben a sí mismos y mismas, personas asociadas al consumo de sus clientes, y saben también, que mantener un contacto físico con ellos, un pequeño encuentro, una interacción breve, puede llevar a una persona a activar esa vía de recompensa, y activar la necesidad de consumo, provocando una recaída.

De forma que a menudo, para evitar que esto ocurra, se intentan generar pequeños lazos permanentes, en ocasiones con pequeñas deudas. De forma que la persona debe volver a encontrarse cara a cara con su camello, para devolverle el pago. Este evento será un disparador del «craving» (deseo de consumo), y por ende, una posible recaída.

¿Todo esto a qué viene, y qué relación tiene con Bizum?

Para empezar, explicaré (por si alguien no lo conoce), que Bizum es una aplicación que se utiliza para realizar pagos instantáneos entre particulares, así como compras en servicios. Sería como hacer una transferencia, pero conociendo únicamente el teléfono móvil de la otra persona.

¿Para qué podría ayudar? Pues precisamente para evitarnos el momento disparador, de encontrarse con su camello con el fin de saldar la última deuda que se generó. De forma que podríamos trasferir el dinero de la deuda a distancia, sin tener que cruzarnos o quedar con la persona. ¡Evitando la situación, prevenimos recaídas!

Ahora bien, como todo plan, tiene sus lagunillas… Si el camello no tiene instalada la app, pues ¡chasco!. No iba a ser todo tan fácil, ¿no?

¡Feliz vida, os desea La Neurona Mina!

¿Te gustaría dejar una respuesta?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *