El «Efecto PEPSI»¿elegimos con libertad? – laneuronamina
laneuronamina

El «Efecto PEPSI»¿elegimos con libertad?

¿Te has planteado alguna vez si la publicidad o la cultura realmente afectan tus decisiones? ¿Estás convencido/a de que el entorno no influye en tus elecciones?

Después de este artículo, quizá cambies de opinión. ¡¡Ahí lo dejo!!

Imagina que se hiciese un experimento en 2004. Donde se pidiese a un grupo de personas realizar unas pruebas de gusto y olfato para identificar cuáles eran sus preferencias, y finalmente, se evaluase si la marca y el marketing, había influido en sus elecciones.

Eso fue lo que pasó en el Laboratorio de neuroimágenes del Baylor College of Medicine de Houston. Donde seleccionaron un grupo de 67 sujetos a los que hicieron pasar por varias fases y pruebas, midiendo sus niveles de preferencia entre Coca-Cola y Pepsi.

Con pruebas de resonancia magnética funcional, detectaron las áreas cerebrales asociadas al refuerzo y placer que se activaban con cada una de las bebidas. En las pruebas “anónimas”, donde los sujetos no sabían qué marca estaban bebiendo, los voluntarios se decantaban por una o por otra de una forma equilibrada (no habiendo demasiada diferencia en las preferencias de los sujetos).

Por el contrario, cuando se dio a beber las pruebas conociendo la marca que tomaban, los investigadores afirmaban “el conocimiento de la marca predisponía la decisión, especialmente en el caso de la Coca-Cola”.

En una de las fases, ponían dos vasos a probar. Y en este caso, en ambos se había preparado la misma bebida, por lo que a priori, al tomarlos deberían haber detectado la similitud, ¿verdad?.

Pues los autores afirmaron: “Pese a que había Coca-Cola en todas las tazas, en esta parte del experimento los sujetos mostraban una preferencia mucho más fuerte por el refresco de los recipientes etiquetados que en las pruebas anónimas con Coca-Cola y que en el examen donde se mostraban las etiquetas de Pepsi”.

Y esto, es ¡una barbaridad!, demuestra que a pesar de estar bebiendo dos vasos iguales de Coca-cola o dos vasos iguales de Pepsi, ¡los sujetos aseguraban (y sus exámenes de resonancia magnética funcional lo demostraban), su preferencia significativa por el vaso marcado con la etiqueta Coca-cola, percibiendo un mejor sabor y olor y activando las áreas asociadas al placer en sus cerebros!

Es decir, ¡la marca (y todo lo que asociamos a ella), era capaz de anular nuestros sentidos y otorgar mayor placer a su producto!

Los resultados de aquellas pruebas reseñan algo que los entendidos en neuromarketing ya conocen. Y es que, nuestro cerebro activa zonas del placer y recompensa, cuando estamos consumiendo un producto agradable, y esa respuesta cerebral, puede ser todavía más intensa si el producto está asociado a una marca que nos resulta atractiva o nos provoca emociones.

De forma que se demuestra cómo, las decisiones que tomamos, están verdaderamente influidas por las emociones a las que están asociadas. Algo que los anuncios y las campañas de marketing conocen bien.  Y de ahí que sus eslogan vayan directos a tocarnos “la fibra” y provocarnos emociones. Como aquella de “destapa la Felicidad” de Coca-cola en 2009 o “porque yo lo valgo” de L´Oreal como eslogan feminista.

“En muchos casos, las influencias culturales dominan lo que comemos y bebemos”

Por tanto, si resulta que la publicidad es capaz de provocarnos el deseo y el placer de tomar una decisión y elegir su producto aunque el sabor no sea nuestro favorito, ¿realmente estamos tomando decisiones objetivas como muchas veces creemos?

Me pregunto si la ropa con la que me gusta vestir, la elijo en función de mis gustos personales objetivos, o si por el contrario, mis gustos están asociados a las campañas de marketing de esas marcas y el ideario que ellas presentan en sus anuncios. 

Por último…

Os invito a la reflexión, y al pensamiento crítico. Y por supuesto, si te ha parecido interesante y crees que puede interesar a otra persona, por favor, ¡comparte!

¡Feliz vida os desea Laneuronamina!

Referencia del artículo:

Mc Clure,Samuel M., Li,Jian., Tomlin,Damon., S.Cypet,Kim., Montague,Latané M., Read Montague,P. (2004). Neural Correlates of Behavioral Preference for Culturally Familiar Drinks. Neuron, 44(2), 379-387.

Publicado el 25 septiembre 2020

2 respuestas a “El «Efecto PEPSI»¿elegimos con libertad?”

  1. Álvaro dice:

    Muy buen articulo!! Es increíble como juegan con nosotros! Hay que hacer mucho esfuerzo para no dejarse influenciar… Bueno… creo que es imposible en nuestra sociedad, todo son intereses y los mamamos desde pequeñitos 🤦‍♂️ ¿algún consejo para ser menos influenciable? Jaja

    • Carmina dice:

      Se podría decir que estamos condicionados a estar influenciados por nuestro entorno, como comentas. El principal consejo para ser «menos influenciable» es trabajar el pensamiento crítico. Poniendo consciencia en la publicidad que las marcas están haciendo llegar a la ciudadanía y valorando si realmente su producto supone conseguir aquello que venden. Un ejemplo sería «destapa la felicidad» de Coca-cola… ¿nos aportará realmente felicidad? o ¿consumiremos cantidades de azúcar perjudiciales para mi salud física y mental?… ¡¡¡He ahí la cuestión!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *