SÍNDROME DE DOWN: ¿ES ALZHEIMER? – laneuronamina
laneuronamina

SÍNDROME DE DOWN: ¿ES ALZHEIMER?

Envejecer es un proceso natural como todos tenemos claro, y en este proceso, por todos es asumido cómo comienzan a percibirse algunos avisos de que nuestro cerebro se está haciendo mayor junto a nosotros.

En el caso de las personas que tienen Síndrome de Down, este proceso es todo un reto. Comenzando sobre los 40-45 años un proceso de envejecimiento algo más rápido que las personas que no tienen la trisomía-21.

Sin embargo, este post está destinado a hacer un poco de autocrítica, necesaria en muchos casos, sobre cómo enfrentamos el envejecimiento de las personas con Síndrome de Down.

Me gustaría recoger en un resumen, algunas de las situaciones que debemos descartar, antes de diagnosticar de demencia a una persona con Síndrome de Down, especialmente cuando la persona tiene un grado de discapacidad intelectual elevado, donde necesita mayores apoyos en el día a día y podría ser más fácil confundirse.

Por supuesto, la decisión final la tiene que tener el especialista, pero si como familiares o entorno cercano, reconocemos estos síntomas, a la hora de ir a consulta será más fácil acertar en el diagnóstico:

¿Podría tratarse de una pérdida de visión?

Esto parece una obviedad, ¿verdad?, pero tengo que decir que no sería la primera vez que pensamos “está comenzando una demencia”, cuando vemos a una persona con Síndrome de Down que tiene cierta edad y comienza con problemas de desorientación, mayor torpeza, olvidos en dónde ha dejado sus cosas, etc. Estos signos pueden irse viendo poco a poco por parte de la familia, incluso de la propia persona, y ¡nadie pararse a pensar que quizá está teniendo problemas visuales!

Generalmente, bastaría con una revisión médica, oftalmológica o incluso en la óptica, para valorar una posible complicación (cataratas, infección, etc). Lo que puede suponer una solución médica a esos problemas que habían aparecido de desorientación y torpeza.

¿Podría ser un problema depresivo?

La demencia tipo Alzheimer se puede confundir con el proceso depresivo, ya que algunos de los síntomas que pueden confundirse pero que también aparecerían ante un problema depresivo suelen ser:

  • Desconcentración u olvidos frecuentes, especialmente en el trabajo, con tareas inacabadas, problemas de memoria que “van y vienen”.
  • Enlentecimiento en las tareas, mayores dificultades cuando tienen que realizar algunas tareas como vestirse, fregar los platos, realizar el aseo, etc. Posiblemente, además, sienta fatiga o se pueda notar falta de energía.
  • Apatía o desmotivación ante actividades que antes le agradaban. Se puede observar el rechazo de estas actividades, o simplemente no comenzarlas a realizar por desgana.
  • Pueden aparecer problemas en los ritmos del sueño. Con insomnio y despertares nocturnos frecuentes (si ya los había, se aumentan) o por el contrario, pasar muchas horas durmiendo sin querer levantarse de la cama. (Normalmente es más posible confundir con Alzheimer cuando los problemas de sueño son de insomnio y despertares nocturnos).

Sin embargo, estos problemas que también aparecen en una demencia tipo Alzheimer y podrían ser confundidos, en el caso de que se trate de un problema relacionado con su estado de ánimo, para diferenciarlo mejor, los anteriores problemas irían acompañados además de algunos de los siguientes:

  • Posible cambio importante en el peso en poco tiempo, (siempre que no siga ninguna dieta especial para ello, claro), con comportamientos obsesivos hacia la comida (roba comida, rechaza comida, ganado o perdido mucho peso, etc)
  • Aparecen sentimientos de inutilidad o culpa excesivos (habla mal de sí mismo, se culpa de cosas de las que no es responsable…), en caso de personas con limitaciones de comunicación, podríamos ver que están más apartados de los demás, o más frustrados, se enfadarían rápidamente ante los pequeños errores que pudiesen tener…(algo diferente a como suele ser su carácter)
  • Pueden aparecer pensamientos sobre la muerte en los casos más graves.

Por ello, si la persona o familiares entienden que puede estar teniendo alguno de estos síntomas además de los “problemas de memoria” que se presentarían en el Alzheimer, es importante plantearnos si en los últimos meses la persona ha sufrido alguna pérdida importante (familiar, pareja o compañero de trabajo, amigo con quien ya no sale, etc), así como valorar algún cambio en su situación familiar (cambio de domicilio, pérdida de espacio en el hogar, o valorar posible preocupación hacia los padres si estos son mayores).

A veces pueden ser eventos que para otras personas no tengan mucha importancia, pero para algunas personas son especialmente negativos.

Debemos tener claro, que para algunas personas con discapacidad y más aún, si tienen problemas en la comunicación, puede resultarles muy difícil entender y explicar que se sienten mal, o que están “tristes”.

Por lo que el entorno será quien preste atención a estas cuestiones, ya que podríamos tratar como demencia un problema, cuando se trata de un posible estado depresivo (sabiendo que la intervención, obviamente, es completamente diferente).


En definitiva, y para finalizar este artículo, me gustaría recomendar la lectura del Programa Español de Salud para Personas con Síndrome de Down, revisado en 2011 por la Asociación Down España, donde se hace un increíble recopilatorio de todos los aspectos a tener en cuenta en materia de salud. Y si estáis especialmente interesados en el envejecimiento, directamente en la sección 3.3 página 51, encontraréis el apartado.

Os dejo el link ya que el dossier lo tenemos de forma gratuita en internet:

https://www.sindromedown.net/wp-content/uploads/2014/09/90L_downsalud.pdf

Espero de nuevo, que os haya gustado y ayudado a tener otro punto de vista en cuanto al envejecimiento de las personas con Síndrome de Down. Cualquier duda, experiencia, sugerencia, propuesta o aclaración, por favor, ¡no dudéis en comentar debajo del post y si conocéis a alguien a quien pueda interesarle, sin duda, compartirlo!

¡Feliz vida os desea LaneuronaMina!

Publicado el 29 mayo 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *