SER MÁS CONSCIENTES – laneuronamina
laneuronamina

SER MÁS CONSCIENTES

¿También tienes la sensación de vivir “atropellado” por el tiempo?

¿Sueles decir a menudo “¡ya no doy para más!”?

Te pregunto, ¿Cómo no va a ser así?, si vivimos rodeados de estímulos que requieren nuestra atención. Solamente al caminar de tu casa al trabajo, hay mil experiencias que tu cerebro tiene que procesar:

<<los minutos que te quedan para llegar, abrir el coche, las luces, los semáforos, la música de la radio, el “pi-pí” del móvil, por fin tu hija ha llegado a casa, ¿llevaré todo en el bolso?, no olvidar los papeles del seguro, ¿habrá comprado Ramón la cena?….>>

En este artículo te invito a entender cómo presta atención nuestro cerebro, y qué actividades podemos realizar cada día, para mejorar dicha capacidad.

¿Qué es la atención selectiva?

Tenemos un cerebro muy espabilado, que es capaz de filtrar toda la información que recibimos, para que nos centremos únicamente en lo más importante de cada momento.

Si no fuese así, procesar tanta información resultaría muy lento, costoso y poco funcional, ¿no crees?

El mundo que nos rodea en nuestro estilo de vida actual, nos bombardea con estímulos constantemente, cuando vamos caminando, estamos mirando el teléfono móvil. Por lo que estamos prestando atención a cosas innecesarias, mientras realizamos otras de forma automática, sin siquiera darnos cuenta de haberlas hecho.

Piensa si alguna vez mientras comías, estabas viendo la televisión tan concentrada/o, que has llegado al postre sin darte cuenta que ya habías comido. ¿te ha pasado, verdad?

Ejercicios de atención y concentración

Hace un tiempo, se me ocurrieron algunas pequeñas tareas diarias muy sencillas de realizar, que pueden ayudarnos a poner más consciencia en nuestro día a día.

Me apetecía compartirlas, ya que cada día estoy más convencida, que utilizar actividades y tareas de nuestro día a día de forma consciente, es la mejor manera de estimular nuestras funciones cognitivas.

No se trata de actividades de rehabilitación, para eso, deben ser mucho más específicas y supervisadas por profesionales.

Aquí te dejo algunas opciones:

Hábito de lectura

Durante la lectura, focalizamos nuestra atención durante periodos de tiempo moderados.

Intentar al menos mantener la lectura durante 30-40 minutos al día, será beneficioso para estimular nuestra capacidad atencional.  

Consciencia en la comida

Te propongo un ejercicio:

Cuando vayas a comer una fruta, concéntrate en su olor, en su color, en su tacto… (yo a veces cierro los ojos y la toco suavemente, también la huelo de forma consciente)..
Disfruta atentamente de su sabor, de su dureza… En definitiva, como se decía en aquel anuncio, ¡¡disfruta de la fruta!!

Elimina los distractores que nos rodean en el momento de las comidas, y practica esta actividad de vez en cuando. Te hará poner mayor consciencia en tu alimentación, y a la vez, estarás ejercitando funciones atencionales.

Pon atención consciente en una tarea

Elige una actividad rutinaria que forme parte de tu día a día. Elimina los distractores en ese momento (música, móvil, wifi…). Permítete dedicar el tiempo necesario, únicamente prestando atención a esa tarea.

Por ejemplo, una tarea como puede ser ducharnos, podemos prestar atención a cómo cae el agua por el cabello, el olor del champú, el tacto de la esponja…

Elije actividades diferentes de forma frecuente. De forma que se estimularán nuestros sentidos, y mejorará nuestra capacidad de concentración y atención. ¡Ejercita tu cerebro y disfrútalo!

Atención en el paseo

Esta actividad consiste en escoger uno los paseos diarios que das en tu día a día (de camino al trabajo, al gimnasio, al café de las 4h, el que sea), y lo aproveches para focalizar de forma voluntaria la atención en tus pies.

Sí, exacto, ¡en tus pies! En cómo plantas el pie, qué sientes en los dedos, si te aprieta o no el zapato. Créeme, ¡te sorprenderás!

Reto cognitivo

En esta ocasión, me gustaría poder recomendar una única actividad que sirviese para todo el mundo.

Sin embargo, tengo que optar por recomendaros lo siguiente: elije una actividad que te suponga un «reto», que te obligue a «aprender». Y dedica tiempo a ella.
Esto fortalecerá tu capacidad atencional además de generar mayor «reserva cognitiva«, de la que ya hablaremos más en profundidad en otro artículo.


Por último…

No quiero despedirme, sin insistir en que resulta especialmente importante, aprender a identificar cuándo estás prestando atención consciente a cada una de las actividades que haces (para eso pueden servir estas tareas pequeñas).

De forma que la clave sea extenderlo al resto de tus actividades diarias. Aprender a darnos cuenta cuando acabas de llegar a casa que vienes distraída o distraído, y centra tu atención en dónde vas colocando las cosas, por ejemplo.  

«Aprender a atender». He ahí la cuestión.

¡Espero que os haya resultado interesante!, Si conoces a alguien que pueda beneficiarse de estos consejos, ¡compártelo!

¡Feliz vida, os desea LaneuronaMina!

Publicado el 25 mayo 2020

2 respuestas a “SER MÁS CONSCIENTES”

  1. Carmen dice:

    Muy interesante, nos viene muy bien a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *